Agricultura familiar, garantía de seguridad alimenta

Miércoles, Junio 8, 2016

En las últimas décadas América Latina y el Caribe redujo a la mitad la cantidad de personas con hambre, la meta ahora es reducir al mínimo el flagelo en la región.

En los años noventa, había más de mil millones de personas subalimentadas a nivel mundial, sin embargo tras la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA) los países se propusieron reducir a la mitad esta cifra para el 2015.

El año anterior significó el final del período de seguimiento de las metas establecidas que trajeron muy buenos resultados. FAO calcula que a nivel mundial aún hay 795 millones de personas subalimentadas, 216 millones menos que en 1990, América Latina y el Caribe redujo a menos de la mitad el número total de personas subalimentadas y hoy día la cifra llega a 34 millones de personas.

Desafíos

Hay muchas maneras de aumentar la productividad, pero el primer paso es fortalecer las buenas prácticas en el uso de recursos naturales, utilizar implementos para la agricultura menos contaminantes. También es vital hacer un uso inteligente de las fuentes de energía y distribuir mejor los beneficios del comercio.

El 10% de la producción agrícola mundial se desarrolla en América Latina y a nivel mundial, el 80% de los alimentos procede de la agricultura familiar. Los campesinos desarrollan una reconversión productiva hacia cultivos de mayor rentabilidad y con mayor demanda en los mercados.

Uno de los proyectos públicos destacados en Centroamérica es el Frente Nacional contra la sequía, que busca aumentar la productividad y garantizar la seguridad alimentaria de 165.000 familias hondureñas. Solo en la zona de Azacualpa, más de 300 productores familiares cosecharon hortalizas como zanahoria, papa, fresas y repollo durante el tiempo de sequía, con ello han favorecido indirectamente a más de 1500 personas.

En otras naciones como El Salvador se entrega un paquete con semillas de maíz, frijol y fertilizantes para fomentar también la productividad local. La tecnificación agrícola en las pequeñas y medianas fincas familiares, además de un buen asesoramiento, es una forma de fomentar la agricultura familiar, en un mundo donde la tecnología es imprescindible.



Share